La tristeza del Minotauro

Ir a ver las obras de un artista es para mi como ir a una cita importante : estoy a la espera de este encuentro, de lo que voy a descubrir, de lo que me va a conmover. Cuando tenía veinte años (es decir hace tiempo!) yo no lograba mirar las pinturas en frente, estaba petrificada por el efecto que me producían y por el trastorno duradero que me provocaban. Yo iba entonces a las expocisiones con parsimonia, contentándome con mirar los catálogos y protegiéndome así de un sentimiento confuso en mi misma que la obra me revelaba.

Continuer la lecture de La tristeza del Minotauro